El jabalí ya puede empezar a buscarse otra novia

|

Los curas advirtieron durante siglos de los peligros de la incontinencia y, al final, parece que van a tener razón. Resulta que los jabalíes y los cerdos vietnamitas sucumben con facilidad a la concupiscencia, se aparean a lo loco y han dado origen a una raza híbrida denominada porcoril. Sus ejemplares, a los que ya se ha visto en las cuatro provincias, son un verdadero peligro para los cultivos, pues devoran todo lo que encuentran a su paso, pero como no son una especie cinegética su caza no está permitida y quien los abate se expone a una multa de hasta 6.000 euros. La solución al problema era sulfatar las cosechas con bromuro, pero ha llegado el Gobierno y como si de un viernes social se tratase ha decidido que a partir de 2022 estarán prohibidos los cerdos vietnamitas en España. Anda que como a los jabalíes les dé por las vacas marelas...

El jabalí ya puede empezar a buscarse otra novia