OS MAIOS

|

El barrio de Canido se convirtió este fin de semana en vertebrador de la tradicional celebración floral de Os Maios en la ciudad naval. Así lo ha demostrado la numerosa afluencia de público durante los cuatro días de festejos, que vivieron ayer su punto más elevado gracias en buena medida al buen tiempo de la jornada pero también, como no podría ser de otro modo, al trabajo incansable de la asociación vecinal y de los numerosos voluntarios que “vistieron” la zona con adornos florales. La hostelería supo también responder a la gran demanda con ofertas variadas. Canido, poco a poco, deja ver su popularidad.

OS MAIOS