Mario se queda sin el mono de fontanero

|

la profesión de fontanero es sinónimo de éxito. El de verdad, el especialista en la instalación, el mantenimiento y la reparación de las conducciones de agua, se lo curra, pero el fontanero político vive del cuento. ¡Y qué cuento! Sueldazo, casa en la playa, todoterreno alemán, por lo menos una querida... Mario, el de los videojuegos de Nintendo, era de los primeros; más que de arreglar tuberías, es de desplazarse por ellas, pero el tío va con su mono y todo, como si en cualquier momento pudiese recibir una llamada y tuviese que salir pitando para reparar un reventón. Eso era hasta ahora, porque, a la vista de que se han vendido 210 millones de copias de sus juegos, Nintendo ha decidido cambiarlo de profesión, no se sabe aún a cuál, pero en su web ya dice: “Parece que en el pasado trabajó como fontanero”. ¡Menuda estafa!

Mario se queda sin el mono de fontanero