Otra oportunidad perdida

|

Otra oportunidad perdida para elaborar una justa y necesaria Ley Hipotecaria que prohibiese expresamente los desahucios antes de garantizar una alternativa habitacional y la regulación de los consiguientes mecanismos de protección para personas vulnerables o en situación de exclusión social. Así como el poder contemplar el alquiler social para colectivos, familias y personas vulnerables que la nueva Ley obvia totalmente. Sin olvidarse tampoco de que la dación en pago siga siendo voluntaria y no se obligue a las entidades financieras a cancelar la totalidad de la deuda con la entrega de la vivienda, si fuese así el deseo de la propia familia. 
Desgraciadamente seguiremos asistiendo a tristes y dolorosas imágenes de familias humildes desalojadas de las viviendas, por parte de las fuerzas del orden público y por mandato judicial, a pesar de ser deudores de buena fe. Estamos dejando un futuro de miseria, ansiedad, desilusión y pobreza para muchas familias que se están quedando fuera del sistema y la mayoría de los ciudadanos nos mantenemos impasibles. 
Nadie pone en duda de que la nueva Ley establece menos comisiones financieras, pone freno a las cláusulas abusivas, impide las cláusulas suelo, y otra serie de cuestiones pero lo más importante, lo más práctico y necesario que es el de garantizar una vivienda digna para todas las familias, con escasos recursos, se ha quedado en el tintero, una vez más. 
La falta de voluntad y de valentía política ha quedado de manifiesto una vez más. Mientras tanto siguen los 3,5 millones de inmuebles vacíos en nuestro país y el parque público de vivienda decrece o se mantiene estancado… 

 

Otra oportunidad perdida