EXTRA

|

Recibo noticias de que la Agencia de Calificación Justiciera “Cuchi & Despelotemen” acaba de rebajar el nivel de calificación de la justicia española. ¡Joder, con las agencias! Unas nos pegan por un lado y otra, por otro. Quizá fue por los comentarios de orden político vertidos en la sentencia al juez Garzón. Aquello de “comportamiento propio de tiempos pasados” y dar a sobreentender que Garzón es un fascista. ¡Estamos jodidos! Pues a lo peor les da por calificar al Tribunal Supremo, como “Tribunal Extra”. Eso sería más grave que si al salchichón ibérico de Guijuelo (por poner ejemplo de salchichón cojonudo), lo rebajaran a la calificación de “salchichón perrero”. Pero allá quien tenga la culpa.

Claro que a lo mejor fue por pedirle “la pérdida de los honores recibidos”. ¿Pero quién cojones es alguien para pedir tal cosa en una sentencia? Y encima, además, el presidente del (de momento y hasta más ver, según diga la agencia) Tribunal Supremo pide a título personal “que nadie critique a sus miembros”. Quede claro: yo no critico a los miembros, pero a sus propietarios sí.

Veamos, neno; dictáis sentencia de inhabilitación por las escuchas y os “ahorráis” la del franquismo, y luego decís que “el asunto de los fondos ha prescrito”. ¡Vaya forma más basta de escurrir el bulto! Aquí se critica a quien a uno le sale de los huevos: Papa, Rey, políticos, jueces, banqueros y a mí mismo. ¡Nos ha jodío la perra!

EXTRA