Un encargo para Djukic

|

DJUKIC tira un penalti. Djukic falla un penalti. Riazor entero, entre lágrimas, corea: “Djukic, amigo, Coruña está contigo”. Djukic se va a Valencia. Djukic se pelea con un portero que va de rubio plantino. Ante una rubia platino es difícil no derretirse. Ante un rubio platino es difícil no cabrearse. Con Djukic y el guardameta teñido convive en el vestuario Pellegrino, con quien no hay constancia de que se cabrease y que hoy llega a Riazor con el Alavés. Si alguien de la directiva tiene el teléfono de Djukic que lo llame para que le dé un toque a Pellegrino y le diga que a partir del minuto 85 su equipo no tire a puerta. Así a lo mejor gana el Deportivo, que falta le hace... Y si hay un penalti en el minuto 90, por favor, que no lo tire Djukic.

Un encargo para Djukic