El paso del tiempo

|

Nada hay mejor que dejar que el tiempo transcurra como mejor remedio para que las cosas se olviden o, al menos, dejen de tener tanta importancia. Ya lo decía Javier Marías. “Nada permanece ni perdura, ni se recuerda incesantemente”. Parece pues que el equipo de gobierno ferrolano ha optado por esta máxima, junto con la enjundia informativa y social que provoca alguna que otra trifulca interna entre los socios, para procurar que los espectadores –porque eso venimos siendo en esta ciudad– se aburran. Como ejemplo, los continuos anuncios sobre la presentación de los Presupuestos de 2016. Ya a mediados de año cualquier pensaría que lo mejor es no menealos y continuar con la prórroga de los aprobados en 2015. Solo que nada pasa tanta factura a una formación política que se decía comprometida con el futuro de los vecinos como no cumplir con ellos. Dejar de hablar, como vemos, es la mejor forma de desprenderse de toda responsabilidad. Ya me dirán...

El paso del tiempo