Y ahora, Ni Unidos Comemos

|

AL final, va a ser verdad que la lengua está en constante evolución. Lo que hasta las ocho de la tarde del 26-J era Unidos Podemos, se transformó cuatro horas después en Ni Unidos Podemos. Ahora, cuando no han pasado no quince días, ha mudado en Ni Unidos Comemos, pues mientras Garzón, no Baltasar, sino el tal Alberto esté aullando a la puerta de la embajada de EEUU, Pablo “Viva la Gente” Iglesias estará sentado a la mesa comiendo con Obama. Y seguro que aún hay más fases en la la metamorfosis.

Y ahora, Ni Unidos Comemos