Ingredientes de un desastre

|

Una persona muy destacada del gobierno municipal, hizo el pasado 20 de julio unas declaraciones a la prensa reconociendo que, ninguno de los grandes proyectos pendientes se  ejecutará en lo que queda de mandato. 
No es por lo tanto ninguna maldad, que mucha gente se pregunte qué demonios han estado haciendo los que ya sabemos, aparte de subir y bajar las escaleras del palacio municipal con papeles en la mano, abriendo y cerrando puertas, y convocando ruedas de prensa para quejarse de no tener más apoyo de aquellos a los que han coceado y, en algunos casos, expulsado de las tareas de gobierno.
Buscar el propio aislamiento, no tener experiencia ni tampoco ganas de aprender, honrar el transfugismo, y estar más atentos a desforestar su hábitat que a conducir una administración que nunca ha sido un prodigio de celeridad, han sido los ingredientes para cocinar este anunciado desastre político.

Ingredientes de un desastre