CRISIS, PICARESA, ESPECULACIÓN...

|

Mientras los diferentes responsables políticos, sindicales, empresariales y financieros discuten por imponer sus teorías para encontrar una salida al largo túnel de la crisis, son miles las familias humildes que malviven en la economía sumergida y con las escasas ayudas públicas. Algunas empresas se permiten la licencia de poner encima de la mesa de negociación la posibilidad de la reducción salarial y la rebaja de categorías profesionales así como la supresión de turnos de trabajo bajo amenaza de presentar expedientes de regulación de empleo.
Algunos trabajadores apenas tienen tiempo a digerir la pérdida de empleo para engrosar las listas del paro y engancharse a la economía sumergida para poder hacer frente a la hipoteca, al colegio de los hijos y el tomarse un café con los amigos de vez en cuando. La emigración vuelve a ser una válvula de escape para muchos ciudadanos, pero al mismo tiempo un castigo para un país que deja escapar a millones de jóvenes profesionalmente cualificados.
En España la picaresca y la especulación son armas muy utilizadas por algunos personajes sin escrúpulos más preocupados de su patrimonio personal que del bienestar general. Así el estado de bienestar le tocará esperar nuevos tiempos ya que los próximos años, tanto España como el resto de Europa, formaran parte de un gran laboratorio de pruebas para los tecnócratas, políticos y financieros que jugaran a experimentar y poner en práctica nuevas teorías económicas, sin importarles demasiado las consecuencias.

CRISIS, PICARESA, ESPECULACIÓN...