Las joc. Los jóvenes de la re-evolución

|

En tiempos tan revueltos como los que nos toca vivir, en el que los políticos hablan pero no dicen ni escuchan y en los que la jerarquía de la Iglesia discute de poder y política vaticana, da gusto saber que hay jóvenes cristianos que se juntan en un congreso para hacer propuestas basadas en que el trabajo es un bien y el trabajador una persona, y que ambos aportan dignidad para el bien de toda la sociedad sabiendo, además, que no van a vivir de la organización en la que militan.
 Los que ya ni canas peinamos, nos acordamos, y a veces contamos como batallitas del abuelo, de épocas anteriores donde las relaciones laborales eran fundamentales y construíamos espacios mejores para empresas y trabajadores. Mi generación, y las anteriores, pensábamos que sentábamos las bases de mejores relaciones trabajo-empresa futuras. Ahora nos damos cuenta de que no hemos tenido éxito y los fines no se han cumplido (como otros tantos). 
Por ello me alegra saber que, en lo cotidiano de esta realidad, jóvenes cristianos (un total de 120) representando a prácticamente todas las Diócesis Españolas, se han reunido en el 48º Consejo General de Juventud Obrera Cristiana (JOC) para analizar y debatir la difícil situación de los jóvenes en el mundo laboral, ¡ahí es nada! Han debatido asuntos tan importantes como la precariedad en el empleo y el abuso en demasiados casos, del empleador con maneras que yo pensaba ya no se practicaban y, lo que es peor, se permiten. 
Los jóvenes sufren una de las caras más duras del trabajo, amenazados con la justificación de la famosa crisis que parece ser una especie de patente de corso con un comodín del “todo vale”. Tales maneras impiden a los jóvenes planificar su vida y crecer como ciudadanos. 
El Consejo se organizó con el lema de “Re-evolución”. Es excelente y necesario que haya jóvenes defendiendo y practicando los valores y compromisos cristianos. 
Ellos son la mejor herramienta para la evangelización. Algo muy necesario en una Iglesia donde los cardenales se preocupan de cismas y bastantes obispos de política o de feudalismo. 
Me gusta la “Re-evolución”.
 

Las joc. Los jóvenes de la re-evolución