AHORA QUE HAY MÁS CONFIANZA, MARIANO ¿ADONDE NOS LLEVAS?

|

Hay confianzas que dan asco…
Y ahí estamos, desconfiando de la justicia,
de Europa y con clara desconfianza en
la política marianista. Pasen, lean y juzguen

Después de tres años de “raca-raca” –la derecha jurando que ellos traerían la confianza–, nos rebajan de categoría, nos señalan como los campeones de la recesión, preparan nuestro rescate y la lista de parados suma otro medio millón más.

Y mientras los políticos, haciendo cola en los tribunales.

 

Entre todos la mataron > Sí señores, sí. Entre el fondo y la forma de llevar el asunto los gobiernos, las recetas de la “seña” Merkel, han matado la economía… Grecia no puede, Portugal agoniza y el FMI prevé dos años de recesión en España, que va a seguir con la sangría del paro, con la prima por las nubes y esperando el rescarte de quienes –ellos sí que ganan con la crisis– se quedarán con los despojos.

Por si esto fuera poco Fitch, una de esas agencias que trabajan para “su señorito” anuncia que rebajará la nota a cinco comunidades autónomas y pone en revisión la nota a cuatro provincias y cinco ciudades donde figuran Vigo y A Coruña… y ahora (después de que estamos hartos, “fodidos” y rendidos) dicen que los recortes agravan la crisis. ¡Malditos seáis! Después de dos años de angustia, un reguero de parados y millones de tragedias, ahora cambiáis el cuento que engordó las cuentas nada corrientes de muchos…

 

¡Todos a la cárcel! > Fíjense como esta la cosa que el Gobierno quiere que los cargos públicos que se pasen en las cuentas, contando cuentos ¡acaben en la cárcel! Como dijo el lendakari Patxi López ¿Por dónde empezamos…? ¿Meterá Mariano a medio equipo en el trullo?

Pasado el trago de Camps (el “curita” es no culpable, que no inocente, pero su mujer tendrá que investigar que hay detrás de los besos al amiguito del alma o expresiones como lo nuestro es muy bonito) siguen en Baleares y Valencia los juzgados que, oiga, no dan abasto. Y en Andalucía, el responsable de trabajo se gastó más de seiscientos millones de euros favoreciendo a sus amigos y corriendo francachelas… Sobre esto último ponen, desde la derecha, el acento para rebajar el ruido de los trajes y aeropuertos… A mí, palabra, me es igual que roben para gastarlo en vino que en velas…

Ahí tienen, por ejemplo, al expresidente de los empresarios –Díaz-Ferrán– que se quedó con cuatro millones de euros de sus clientes y regó las oficinas de paro con sus empleados. Otro, el viejo conocido Ruiz Mateos, que sigue siendo el rey de la estafa…

Y “lo” de don Iñaki : “el gran golpe” –pelotazo de “aúpa” y salpica de lleno a la Monarquía– pero ojo al futuro: Gallardón cambia las leyes: para recurrir, pagar y a cobrar, en los tribunales, los jueces que digan sus señoritas: una justicia para ricos y magistrados… no para el pueblo.

 

Portugal, ¿por qué te quiero tanto? > Es un amor desinteresado: nuestro empresariado, ya saben Ferrán y otros, abogan por seguir el ejemplo de Portugal donde la derecha bajo los salarios, recortó el subsidio de desempleo, abarató el despido, las horas extras y recortó los festivos y metió mano en las vacaciones…

Todavía no plantearon el derecho de pernada…

 Vuelta a casa > Ya saben el dicho leonés de que “cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carafio…”

Pues bien, aun no cantó el pájaro pero pronto escucharemos al señor Crespo, aquel que se fue del paraíso por “hacer cosas feas”. Mientras está la operación “Campeón” y sigue tocando la “Orquesta”.

Además tenemos material exportable: Hacienda destapó esta semana un fraude fiscal de diez millones de euros en más de cincuenta empresas gallegas. Preferentemente de la construcción. De nuevo la edificante historia de las facturas falsas donde están implicados empleados de banca, autónomos y conocidos empresarios…

Todo está escrito pues, según Jiménez Losantos, “ya hubo un paralelismo en el eclipse de los galácticos cuando Aznar llegó al poder y el 11-M coincidió con la eliminación europea por el Mónica.

Ya saben: el Madrid, eliminado en la Copa, por culpa de Mariano…

AHORA QUE HAY MÁS CONFIANZA, MARIANO ¿ADONDE NOS LLEVAS?