EN RECESIÓN

|

Pues sí que estamos apañados, damas y caballeros, porque la economía española seguirá en recesión en 2012. El Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) prevé una tasa de paro del 24,5 %. Es decir, un escenario aún más negro. Concretamente, el jefe del departamento de investigación del IEB, Lorenzo Dávila, ha afirmado que la inyección de casi medio millón de euros en el sector bancario por parte del BCE permitirá a estas entidades comprar deuda de países como Italia o España. Así, la presión sobre los bancos soberanos de los países periféricos europeos se reducirá y, al mismo tiempo, las entidades financieras mejorarán sus márgenes de solvencia.

Sin embargo, dijo también, esta medida no va a solucionar el problema de la ruptura del canal del crédito, es decir, que ese dinero no va a llegar a las familias y empresas. También Funcas empeoró las previsiones macroeconómicas para el 2012: la economía caerá un 0,7%. Un escenario que se aleja de las previsiones del anterior Gobierno de Rodríguez Zapatero, que fijó un crecimiento para 2012 del 2,3% y una tasa de paro del 18,5%.

Desgraciadamente, se equivocó de cabo a rabo. ¿A que se debe este patinazo del Gobierno Zapatero? A la contracción de la demanda de las familias, a la caída de las ventas y del consumo público por la contención del gasto.

Todas las partidas que conforman el PIB terminarán 2012 en negativo, excepto la balanza de bienes y servicios, que será positiva por primera vez en quince años.

Esto se debe a la caída de las importaciones, aunque también influye el aumento de la competitividad registrada en los últimos años. Esta mejora de la competitividad está relacionada con el aumento del desempleo, de manera que la tasa de paro puede llegar a alcanzar el indicado 24,5%.

Las expectativas de crecimiento para la formación de capital fijo de bienes de equipo y otros productos reflejan una caída del 1,5% en 2012, debido a que todavía tiene un gran peso la crisis en el sector de la construcción, en especial por la reducción de las licitaciones de obras públicas.

También la tasa de ahorro nacional seguirá cayendo en este año. Además, el hecho de tener que refinanciar 300.000 millones de euros en el triste presente año coloca a España en una situación de sobreendeudamiento.

Desde luego, es triste escribir lo que antecede, pero paciencia y barajar.

EN RECESIÓN