La asombrosa labor de los mareantes a favor del empleo

|

UN ayuntamiento no es una agencia de colocación –hay excepciones, es verdad, un abajo firmante del manifiesto de la Marea, nasía pa’ganá, tiene muchas posibilidades de que le caiga un chollito–, ni una empresa de trabajo temporal, pero algo tiene que hacer para rebajar el paro en su territorio. Sin embargo, cuando ocurre como en A Coruña, que las cuestiones laborales están manos de Alberto Lema, cuya hoja de servicios refleja méritos de tres tipos: universitarios, una licenciatura en Filología Inglesa; profesionales, ser escritor y trabajar en la Real Academia Galega, actualizando la página web, y políticos, militar en Anova y haber sido candidato al Ayuntamiento de Vigo en las elecciones municipales del año 2011, pasa lo que pasa. ¿Y qué pasa? Pues que la ciudad mantiene la tasa más baja de reducción del desempleo en toda Galicia; el año pasado descendió un 6,1%, cinco puntos menos que la media gallega. No está mal, ¡eh! Y sobre todo sabiendo que los gobiernos locales de Santiago y Ferrol tampoco son muy amigos de luchar por la creación de puestos de trabajo

La asombrosa labor de los mareantes a favor del empleo