El retrato

|

La prensa internacional reproduce una noticia que, amplificada, da la vuelta al mundo mostrando la imagen, la foto, el retrato, de nuestro doliente país. Recordemos: Jamón para los jefes y rancho para la tropa. Procesados seis mandos militares por quedarse con dinero para estudiantes de una residencia universitaria en Sevilla. Se quedaron con 300.000 euros destinados a comidas y recibieron jamones y güisqui de marca como premio a sus trapicheos. Al propio tiempo el ministro de Defensa, antiguo vendedor de armas, nos informa de que el ejército se mantiene sereno ante provocaciones.

¿Qué pasa, colegas, el jamón salió malo? ¿El güisqui no era de los caros? Y es que hasta que nos lo expliquen, la clase de tropa, los que comemos rancho a diario, no quedamos tranquilos, serenos. Este es nuestro país: unos mucho y el resto rancho.

La crisis, leemos en la prensa, lleva a las familias a comprar menos comida… a excepción del señor Rato, fichado por Telefónica en pago, dicen los mal pensados, por la privatización promovida por Aznar y el regalo de la presidencia entre Aznar y Rato. Total doscientos mil dores al año… Es el retrato, la foto, de este país: la derecha, una piña, reparte la tarta entre los suyos… al resto ¡rancho!

Casi la mitad de los parados gallegos lleva más de un año sin trabajar y un alto porcentaje que queda, ahora, en el maldito 2013 sin ningún tipo de ayuda. Los parlamentarios gallegos, que se bajaron un tanto por ciento de su creso salario ante la presión ciudadana, se han desmarcado de la queja de las limpiadores que pierden su extra navideña como si fueran funcionarias.

En una entrevista el presidente de la Xunta insiste hasta tres veces en que “estoy haciendo obras en hospitales y los pago. Yo pago las autovías que hizo el bipartito”. El señor Feijóo deja un pufo, la herencia, a los nietos de nuestros hijos. También Baltar entendía que la corporación provincial que presidía era suya… y de los suyos.

¡Es la familia, colegas! El PP es Baltar, dijo Rajoy y es el mejor epitafio, la más clara explicación de lo que padecemos.

Estos caciques, dice la prensa, tienen un tufo de viejo régimen. ¿No está claro? Repasen sus biografías y los encontrarán –Rajoy, Fraga, Romay Beccaría, Baltar, etc.– entre las autoridades franquistas.

El retrato