Derribo y acoso

|

l afirma, y ella niega, porque nadie lo vio excepto los actores, valga la redundancia. La actriz Asia Argento abusó sexualmente del actor Jimmy Bennett cuando el mozo ¡bendito sea! era menor con  la inocencia de sus diecisiete añitos. La actriz le atacó con sexo oral (popularmente un francés, y más popularmente una manada, con eme), sin que la pobre criatura pudiera defenderse, por miedo a ser mordido y perder su palanca de primer género (el masculino). No satisfecha con su primer ataque de lujuria, en lugar de yacer con él chaval, lo montó y cabalgó cual avezada amazona, a la que ningún obstáculo pudo poner freno hasta alcanzar la meta, mientras Bennett se resistía a bajar la palanca por miedo a que le clavara las espuelas. Tras el truculento hecho (¡Ay señor!), y posteriormente arrepentida, Asia le atizó 383.658,53 dólares, por los “daños morales” que sufrió el pobre muchacho. Algo deleznable que demuestra la baja moralidad de Jimmy Bennett. Probablemente yo hubiera aceptado menos.
 

Derribo y acoso