MACROSUBASTA

|

Ya es un hecho: la banca española acudió en masa a la segunda macrosubasta de liquidez que realizó el Banco Central Europeo, el último día de febrero y que ya había inyectado el 21 de diciembre de 2011 nada menos que 489.191 millones a 523 bancos del Viejo Continente. Las entidades nacionales pidieron entonces unos 125.000 millones, la cuarta parte del total, con un interés del 1% y un plazo de devolución de tres años.

En realidad, un caramelo para los bancos, que no son capaces de captar capital en el mercado interbancario y necesitan dinero para pagar vencimientos de deuda, invertir en bonos soberanos y provisionar los activos “tóxicos” de sus balances. Las condiciones de la segunda gran inyección de “euros baratos” no cambiaron, pero no existió un consenso entre los analistas sobre el capital que prestó la institución que preside Mario Draghi. La horquilla osciló entre los 300.000 y los 600.000 millones, pero hubo optimistas que llegaron a pensar hasta en un billón, lo cual no fue síntoma de confianza para el mercado. Del total, entre el 20% y el 25% fueron a los bancos españoles, que de esta forma captaron entre 100.000 y 250.000 millones. La francesa Societe Generale publicó un informe en el que desglosaba lo que pretendían hacer las principales entidades europeas con el dinero del BCE. De las españolas, Popular (que ya es también Pastor) Caixa Bank y Bankia afirmaron que van a utilizar el capital prestado por la institución 1 para pagar vencimientos de deuda, y sólo Bankinter reconoció que va a invertir en el “carry trader” –pedir prestado dinero a bajo interés para invertirlo en los activos con alto rendimiento, sobre todo en deuda soberana y privada– Banesto, Sabadell, Santander y BBVA no habían decidido aún lo que harán con el capital o no se lo comunicaron al Servicio de Estudios de la entidad gala.

Del resto de entidades consultadas en total, sólo siete decidieron no acudir a la macro inyección del BCE, principalmente bancos de inversión o entidades comerciales con divisiones potentes de inversión. Los seis bancos italianos destinarán el capital a invertir en activos con rendimientos superiores, igual que Bankinter. De destinar el dinero a la economía real mediante la concesión de créditos a empresas y pymes, nada de nada, como en el pasado diciembre. Pero lo que a los gallegos nos interesa aquí y ahora son las andanzas del Popular-Pastor y esta nueva fraterna entidad ya ha anunciado que pagarán vencimientos de deuda. Vistas así las cosas, cabe decir que menos da una piedra. Paciencia y barajar.

MACROSUBASTA