Errores papales

|

Desde que Bergoglio es Papa, siempre defendí y valoré su esfuerzo para que la Iglesia Católica sea el referente que debe de ser. Su valentía con la pederastia,  asuntos financieros y de orden han sido una alegría y en tales cuestiones encontrará siempre apoyo. La tarea iniciada por el Papa  es difícil y reconozco que, sobre todo en España, tenemos lo que tenemos y poco más; pero hay que trabajar y ayudar, ya que no se produce un cambio tan importante solo desde arriba (nuestra Diócesis es un ejemplo). Peo hoy no me queda otra que criticarle, darle un tirón de orejas y perdonarle. Mi malestar lo provoca sus manifestaciones en el viaje de vuelta de Filipinas cuando vincula tener muchos hijos a la creencia de ser por ello mejor cristiano. Hace bien en desmentirlo, pero no haciendo una referencia comparativa y peyorativa con los conejos. Como tampoco está bien su reflexión cuando cuenta que le ofrecieron dinero, digamos, con intenciones distintas del objeto eclesial y dice que pensó responder con una patada o callar que quizás en su ambiente íntimo suene bien, pero siendo quien era, su respuesta debió ser denunciarlo. El Papa no puede confundir cercanía con populismo, ni una conversación con una acto ante periodistas armado con un micrófono. Le pregunto Santidad ¿por qué en vez de hacer el chiste fácil, no se declara abiertamente a favor del uso de anticonceptivos? ¿Qué pasa, que aquellos matrimonios que en conciencia y por consejo de directores espirituales han tenido o tienen “los hijos que Dios os mande” son estúpidos y elementos de producción humana para mayor gloria? Santidad, no me queda más remedio que “reñirle” y pedirle que no vaya por ese camino, porque a muchos no nos va a encontrar. Sea valiente como hasta ahora y postúlese abiertamente a favor del uso de anticonceptivos y que cada cual, responsablemente, viviendo su amor dentro del amor a Dios, elija como ha de ser su familia. Insista en aquellas prelaturas (mejor suprímalas) que incitan y aconsejan lo “lo que Dios mande” para que callen. Tales consejos chantajistas sí son propios de otro tipo de animales.
entre-todosdf@gmail.com

 

Errores papales