No abrir el champán

|

La firma del acuerdo de compra de las plantas de Avilés y A Coruña de Alcoa por parte de Parter Capital (que ahora las llamará Alu Iberia)supone un respiro para las cientos de familias que veían como sus puestos de trabajo se podían desvanecer. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el compromiso del fondo de inversión suizo tiene fecha de caducidad y que, además, está a la vuelta de la esquina. Se comprometieron a mantener los empleos hasta el 2021, es decir, dos años. Por ello es preciso que en lugar de sacar las botellas de champán y derramarlo, se guarden todavía en las neveras, a la espera de que el Gobierno, de una vez por todas, saque adelante un plan de tarifas para las empresas electrointensivas que les permita competir en igualdad de condiciones con sus rivales europeas. A día de hoy, producir aluminio en Holanda, por ejemplo, cuesta un 80% menos que en España y todo por culpa del precio de la electricidad que lastra el desarrollo de un sector estratégico para el país.

No abrir el champán