FERROL NO SE RINDE

|

La decisión de Navantia de abandonar el proyecto del dique flotante ha causado en todos los ferrolanos, y digo en todos, un profundo sentido de decepción y frustración. La normativa comunitaria prohíbe las ayudas públicas a los astilleros, y las pérdidas de Navantia desde 2008 impiden acometer el proyecto con recursos propios. Es evidente que la cúpula de Navantia no ha hecho los deberes, y por ello, debe ser censurada. En un año no han sido capaces de buscar salidas. Tampoco han conseguido nuevos pedidos. Sobre la mesa, solo está el encargo de Pemex, gestionado directamente el presidente de la Xunta. Es indispensable seguir luchando por el sector, y es obligado que Navantia asuma responsabilidades. Es necesario impulsar reparaciones y, para ello, hay que dotar al astillero de la infraestructura necesaria para acceder a las de grandes buques. Es obligado exigir a Navantia que garantice el futuro de nuestros astilleros. Para Ferrol, el Naval es irrenunciable. En ese compromiso, los ferrolanos no nos vamos a rendir nunca.

 

FERROL NO SE RINDE