La gaita llega hasta una cátedra neoyorquina

|

Si Cristina Pato había llegado a encargar un birrete en una sombrerería de Harvard, cuando la famosa universidad estadounidense la eligió hace un par de años como “artista distinguida” para que imparta Etnomusicología durante un semestre, ya debería ir buscándolo en el desván. Quizá habría que decir el baúl de los recuerdos, que es una expresión más axeitada a los ámbitos musicales, pues acaba de ser nombrada directora de la cátedra Juan Carlos I de Cultura y Civilización Española de la Universidad de Nueva York.  Pocas veces un virtuoso de la gaita –y del piano, con el que también se maneja de maravilla– había llegado tan lejos. Y si no atopa el birrete tampoco pasa nada, porque aquel pelo verde de la juventud ya ha pasado a la historia y ya no da el cante. Parabéns, Cristina Pato.

La gaita llega hasta una cátedra neoyorquina