PREFERENTES

|

Ya habrán observado la que se está armando con el escándalo de las llamadas “preferentes”. Los inversores minoristas mantienen en su poder alrededor de 8.800 millones en participaciones preferentes, después de que varias entidades financieras hayan optado por operaciones de canje por otros instrumentos convertibles. A 31 de mayo, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores, 18 entidades habían emitido acciones preferentes por importe de 22.374 millones.

Desde diciembre de 2011, media docena de bancos y cajas de ahorro han procedido al canje por deuda subordinada, acciones o bonos convertibles hasta 13.592 millones. El hecho de que algunas entidades hayan suspendido el pago de los intereses de diferentes emisiones de participaciones preferentes ha hecho temer lo peor para los inversores minoristas. Desde su creación en 1999, las participaciones preferentes no tenían garantizado el pago de dividendos si la entidad emisora incurría en pérdidas. En caso de una insolvencia, los inversores tenían que conocer que estas participaciones están en los últimos lugares en la lista de acreedores de una entidad en concurso de acreedores.

El deterioro de la economía, que ha afectado a bancos y cajas, ha levantado los problemas de estas inversiones, que se están saldando con operaciones de canje que han sido aceptadas mayoritariamente, a pesar de sus condiciones.

Los inversores tenían pérdidas latentes con sus carteras y las preferentes cada vez se negociaban menos en el mercado y con minusvalías. Hasta la fecha, cuatro entidades han procedido a operaciones de canje. Se trata de BBVA (3.475 millones), Santander (1.966), Sabadell (850) y Caixa Bank (4.897). Además, otras tres, Bankia (1.277), Popular-Pastor (1.128), y Banesto (497,5), han anunciado operaciones similares.

Tres de estas seis entidades (Santander, Sabadell y Bankia) han optado por la entrega de acciones; dos, por bonos convertibles (BBVA y Popular-Pastor); una por deuda subordinada (La Caixa) y la última, Banesto, por bonos simples. La CNMV recibió durante el pasado año 249 reclamaciones sobre participaciones preferentes de entidades financieras de un total de 2.005, lo que representa el 12,4% de las quejas. El organismo regulador ha abierto cuatro expedientes sancionadores al detectar incumplimientos relacionados con las normas de conducta en la comercialización.

PREFERENTES