Acabar con los okupas

|

es difícil explicar la frustración que tiene que sentir el propietario de una vivienda para optar por poner una puerta de acero en su casa como único remedio para evitar que sea okupada. Y es que los dueños de pisos están apostando por este tipo de medidas ya que los políticos se están mostrando absolutamente incapaces de dar una seguridad jurídica a quien ve como sus bienes son asaltados y violentados. Actualmente, si alguien tiene la desgracia de que entren okupas en su casa, sabe que, con la ley en la mano, se enfrenta a un proceso largo y tortuoso para recuperarla. Además, en la mayoría de los casos, cuando pueda volver a entrar en ella, se la encontrará destrozada y como los amigos de lo ajeno suelen ser insolventes, no tendrá ni el consuelo de ver como quien causó los daños se tiene que hacer cargo de ellos. Es preciso que, de una vez, se acabe este paraíso legal en el que viven estos profesionales de vivir en casas ajenas, algo que, además, parece que se está convirtiendo en una auténtica moda en España.

Acabar con los okupas