El autoindulgente Mosquera

|


EL Deportivo empezó a facerlle as beiras a Pedro Mosquera ya en tiempos de Lendoiro. El interés por ficharlo se reavivaba cada verano cuando alguien del club se acordaba de su existencia al verlo surfeando en el Orzán. Sin embargo, nunca se llegó a nada hasta que Tino, en el verano de 2015, cerró su fichaje. Lo único que hasta entonces se sabía sobre el mediocentro es que jugaba bien al fútbol; ahora se sabe también que desde diciembre del año pasado parece que se le ha olvidado jugar bien al fútbol y que es indulgente consigo mismo. “Contra el Alavés y el Leganés no estuve a mi mejor nivel”, confesó esta misma semana. Y tiene toda la razón, pero los rivales contra los que no ha estado a su mejor nivel son muchos más, tantos como los que se han enfrentado al Deportivo desde navidades. No es cosa de que se automutile para expiar sus pecados, pero tampoco de que sea tan benévolo con su ya tan prolongada baja forma.

El autoindulgente Mosquera