"GORRILLAS"

|

Siempre hay excepciones, porque no todos son delincuentes, aunque sí gente de la calle que no se sabe cómo puede reaccionar. Es el caso de los “gorrillas” o “aparcacoches”, tan habituales en algunos lugares como el parking del hospital Marcide. Son esas personas que se vuelven locas haciendo maniobras para indicarte un hueco que tú ya estás viendo, pero que podrías observar mejor si ellos no se pusieran delante. Y todo por unos céntimos, que casi todo el mundo suelta, por temor a que te raye el coche. No es la primera vez que alguno esgrime un arma blanca, por lo que no estaría de más un mayor control policial de estos espacios.

"GORRILLAS"