Galicia, sitio distinto

|

Arde Galicia co lume forestal e con lume o sen fume ti tamén podes arder… Eso nos decían Os Resentidos y es cierto: nos tienen quemados. Y esta vez no le vale a Feijóo su manguera intentando apagar la hoguera que él y los suyos montaron e Ourense. 

La víspera “o noso presidente” dejó dicho que sería una barbaridad que el señor Pérez Jácome consiguiera un lugar en la corporación municipal ourensana y, después de consumada la tropelía nos insulta con un “llegamos a un acuerdo para darle estabilidad a la política”. O sea: toma a sus conciudadanos de jilipuertas.

Había que seguir con los Baltar para tapar las cloacas de una larga serie de irregularidades –desde los treinta y tantos conserjes-porteros de la Diputación hasta los contratos laborales en una habitación de hotel– y como siempre hay víctimas el exalcalde pepero, fichaje de don Alberto luego de pasar por el Gobierno, se va para su casa salvo recompensa de última hora.

Los resultados de Galicia son un palo a Feijóo, puesto que la mayoría de los candidatos contaban con su bendición y procedían de altos cargos de su administración. 

Revolcón del PP en Vigo, derrota en Ferrol, Lugo, Compostela y A Coruña, que en Pontevedra siguen como siempre. Y para más inri en Catoira los concejales del Partido Popular dan la alcaldía al BNG. 
Resumiendo: más de la mitad de los gallegos tendrán un alcalde socialista. 

Galicia sitio distinto: unha volta e outra volta e despois reviravolta. La “reviravolta” llegará pronto y tiene perplejos a los seguidores en la Corte de don Alberto que pone un día una vela a Casado y otro le critica por sus “compañías peligrosas” mientras él arma un “sindiós” en tierras del ribeiro…

Arde Galicia y todos podemos arder, pero seguro que en el Partido Popular quedan muchos quemados. Por ejemplo, en el concello de A Cañiza, en donde la Guardia Civil impidió que se quemaran documentos, con datos de dietas y otros gastos, pretendiendo así tapar los cuarenta años de los populares en su paso por el ayuntamiento. 

Como nos decían era mejor aquello de Rajoy de que “el vecino elige al alcalde y el alcalde elige al vecino” que esta mandanga  de el alcalde que elige el vecino y deciden los partidos dándole un corte de mangas al vecino… 

El final se reduce a una evidencia. Ya están todos juntos: el Partido Popular, Ciudadanos, Vox y Democracia Orensana. ¡Vaya tropa! 

Galicia, sitio distinto