El chándal impidió que una cita llegase a cuajar

|

CARLOS Sobera enarca la ceja esta temporada en un programa denominado “First Dates”, que es como la Celestina, pero en versión catódica, pues su objetivo es emparejar a los participantes. Se trata de aquel espacio en el que a una tal Diana le quisieron acoplar a un pontevedrés llamado Facundo; él confesó que era mareante y ella respondió: “¡Madre mía, se acabó la cita”. La mayoría de los especímenes que participan son raros, incluso algunos dan la impresión de que llegaron al plató por error, pues buscaban el de “Mujeres y hombres y viceversa”. Hace unos días anduvo por allí Rafa, a quien quizá le tirase más “Estudio Estadio”. A la chica que le tocó en suerte le explicó que hay dos tipos de chándal: “El tipo Luis Aragonés, para hacer deporte y el chándal elegante, más ajustadito”. No hubo segunda oportunidad. Ella no le dio ni tiempo para que rompiese a sudar.

El chándal impidió que una cita llegase a cuajar