Los gobiernos de las mareas son los grandes derrotados

|

Lo que hace cuatro años fue una pleamar que llevó a los integrantes de las mareas a ocupar los despachos de las alcaldías de A Coruña, Ferrol y Santiago se ha convertido ahora en una bajamar que con la misma fuerza los expulsa de las plantas nobles de los palacios municipales. Jorge Suárez y Martiño Noriega han visto como su respaldo popular se ha reducido a la mitad. Tal vez, el que mejor capea el temporal sea Xulio Ferreiro, que consigue mantener seis de los diez concejales que tenía. Eso sí, el resultado es malo y él mismo ha anunciado que esta semana clarificará su futuro. A estas alturas ya hay quien lo ve de vuelta en la universidad lo que, además, facilitaría la entrada en el salón de plenos de María Pita de su mano derecha y para muchos el alcalde en la sombra, Iago Martínez.

Los gobiernos de las mareas son los grandes derrotados