DESAHUCIOS

|

Nada menos que medio millón de familias sin hogar. Me explican los que de esto saben, que esa es la factura que dejará la crisis. Concretamente, también lo antedicho es el cálculo que arroja un reciente informe de la Asociación de Afectados por Embargos y Subastas.

En este mismo momento, 135.000 familias españolas están sufriendo un proceso de ejecución hipotecaria. Hay que sumar otras 150.000 familias que ya han perdido su vivienda y soportan deudas con las entidades financieras que les concedieron el préstamo. Todavía cabe añadir las 133.000 que ya no pueden pagar la hipoteca y las 100.000 familias que dejarán de hacerlo en los próximos dos años por el aumento del paro. El balance no puede ser peor. Y aquí viene la segunda parte del problema. La situación es dramática para las familias, pero también incómoda para los bancos, cuya situación es “crítica”.

Entre 2008 y 2015, las entidades financieras asumirán unas pérdidas de 34.000 millones de Euros, procedentes de hipotecas a particulares y según cálculos de los propios bancos.

A mayor abundamiento el abultado desempleo en España es también el que hace que el sector inmobiliario vea frenada la venta de viviendas, que mes tras mes arroja datos negativos. Hablemos ahora de esperanzas. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) acaba de publicar 17 nuevas líneas de mediación. Entre ellas destaca una destinada a la financiación de vivienda protegida de alquiler y otra para las de venta. Además, el ICO otorgará préstamos de hasta 10 millones a promotores de viviendas nuevas terminadas para alquilar, así como financiación para rehabilitar pisos para particulares y comunidades de propietarios. También contará con un servicio de asesoramiento para estudiar las solicitudes de financiación de hasta 2 millones de Euros que hubieran sido rechazadas por alguna entidad financiera a lo largo de 2011.

De todas formas, cabe decir que el precio de las viviendas en España registró un descenso acumulado de los precios del 24,5%. Y ello ha acontecido en todas las zonas españolas.

En las áreas metropolitanas la caída acumulada del valor de los pisos se situó en el 25,2%, mientras que en Baleares y Canarias el ajuste fue del 22, 2%. Galicia, una vez más, está en la zona templada, dicho sea esto en el trasfondo de la “desfeita” general. Realmente, la mora hipotecaria es el cáncer social en los presentes años.

DESAHUCIOS