Los zaragozanos reniegan de su alcalde y de Colau

|

ANDAN revueltos por Zaragoza y ya se sabe que cuando allí se alporizan la cosa se pone chunga. Que se lo pregunten a los generales de Napoleón que se toparon con Agustina de Aragón. Aquello fue como lo de María Pita con los ingleses, pero aún más a lo bestia. El lío actual viene porque al alcalde, el podemita Pedro Santisteve –aquel que cargó a las arcas municipales sus gastos en gomina, eran solo 15,90 euros, pero que se negó a devolver porque necesitaba embadurnarse el pelo para estar presentable tras una larga jornada laboral–, ha invitado a la inauguración de las fiestas del Pilar a Ada Colau para entregarle la medalla de oro de la ciudad. El escrache que le están preparando puede hacer historia. Veremos si Esteve no acaba demandando por sedición a sus vecinos. 

Los zaragozanos reniegan de su alcalde y de Colau