Los peligros de la fauna viguesa

|


EL amigo Félix, aquel al que cantaban Enrique y Ana, incluso su versión 2.0, Frank de la Jungla, serían felices estos días en Vigo, puesto que los animales que tienen allí su residencia se han ganado un protagonismo similar al que tuvieron en su tiempo Rintintín o la mula Francis. Una tigresa llamada Kenia pudo haberse comido a media población, pues los cuidadores del Vigozoo olvidaron cerrar la puerta del recinto donde pernocta y salió a dar un paseo por el parque. Un loro de nombre desconocido tiene aterrorizados a los agentes de la Policía Autonómica, pues su jefe, que tal vez haya sido Long John Silver en otra vida, se pasea por la comisaría con el pájaro en el hombro. ¡Qué peligro!, como para rajar del superpoli... después va la cotorra, larga todo y castigado a apatrullar la ciudad toda la noche.

Los peligros de la fauna viguesa