¿EXCESIVO CELO POLICIAL?

|

 La decisión de la jefatura de la Policía Local de Ferrol de anular las multas impuestas ayer por dos de sus agentes en la avenida Irmandiños no puede más que ser merecedora de una felicitación. Y es que el “celo” de los policías les llevó a sancionar a una veintena de vehículos en un lugar que, desde hace semanas, es utilizado regularmente para estacionar ante la carencia de plazas que generan las obras de saneamiento en el centro urbano. Para cualquier conductor es evidente que la utilización del lugar no perjudica en ningún caso al tráfico rodado y que, cuando menos, lo apropiado hubiese sido una previa advertencia, no una sanción.

¿EXCESIVO CELO POLICIAL?