La Liga, de estreno

|

Comenzó la liga de fútbol. De aquí a finales de la primavera próxima en que se cerrará la competición veinte equipos de la primera división se disputarán el campeonato, el más preciado del continente después de la Premier británica y junto con el alemán el que mejor relación calidad/precio ofrece a los abonados. Otros veintidós conjuntos lo harán por el título de la conocida como división de plata.
La Liga estrena patrocinador –Banco Santander– y denominación comercial: Liga Santander para la primera división y Liga 1,2,3 para la segunda. La entidad que preside Ana Botín pagará por ello en torno a los veinte millones de euros por cada una de las tres temporadas –con opción a una cuarta- a las que se ha comprometido; una cantidad inferior a la que venía aportando su antecesor –el BBVA– , pero que se complementará con la entrada de más sponsors. Espera con ello ganar cuota de mercado en todo el territorio nacional y fidelizar a sus clientes con el desarrollo de promociones financieras ligadas al patrocinio.
Además, aunque el acuerdo lo firma y asume Santander España, el resto de filiales también podrán explotarlo. La liga española es, por ejemplo, el torneo extranjero número uno en Sudamérica, región donde el Banco tiene una fuerte implantación, por no hablar de que el campeonato se retrasmite en directo en más de 160 países, lo que deberá dar a la entidad financiera una repercusión global.
De esta forma, el Santander refuerza su apuesta por el deporte. Una apuesta que se inició hace casi diez años y que se completa con el patrocinio de la Fórmula 1 a través de Ferrari, (40/50 millones de euros por temporada y vigencia hasta 2018), y de McLaren hasta 2020 a través de Santander UK; con el patrocinio del fútbol sudamericano y muy especialmente de la Copa Libertadores, competición ésta con una audiencia de 1.100 millones de telespectadores y donde el mítico Pelé es embajador de la entidad.
Por su parte, fuentes de la Liga de fútbol profesional se han mostrado satisfechas de haber firmado con un patrocinador nacional con presencia internacional, lo que dará al campeonato una ausencia de sobresaltos financieros que otros sponsors no garantizaban en la misma medida. El fijo a recibir es, sí, inferior al del anterior sponsor, pero se ha compensado la diferencia con la entrada de más patrocinadores.
La liga estrena también horarios de viernes. Y al tiempo, una dura pugna entre las operadoras de telecomunicaciones. Éstas han abierto una guerra de ofertas con paquetes y tarifas que no cubrirán ni de lejos el más que notable aumento del coste de los derechos televisivos. Y que tendrá –advierten desde fuera del sector– problemáticas consecuencias para sus cuentas de resultados.

La Liga, de estreno