¿Valores o votos?

|

El fin de semana pasado PP y Podemos celebraron sus congresos, no sé sí a Vds. les han convencido lo que han tratado tanto quien gobierna como quien aspira a ello; lo digo porque de estos debates esperamos que surjan pistas de futuras propuestas de gobierno y yo no he encontrado alguna en las conclusiones de las dos partidos. Parece que la realidad ya no les importe, o es que no tienen ideas. Al final me queda que van a lo suyo, que cada vez están más lejos del ciudadano y parece estemos condenados a ser pagadores y sin derecho al pataleo. Se hace realidad lo que Hacienda, que ya reconoce que no somos todos, nos denomina: El pagador, sujeto pasivo. Somos los “pagafantas”. 
En el de Podemos discutieron quien manda; y en el de PP, ni eso. Pero en el PP, por aportar alguna conclusión, sorprende lo anunciado por un hombre triste, funcionario político, llamado Rafael Hernando que dijo: Mantener principios inquebrantables, te convierte en una opción inútil. Y se fumó un puro. Esta frase ya histórica la dice cuando declara que el PP renuncia a postulados en favor de la vida, si es que en algún momento los tuvieron. Sr. Hernando, una cosa son ideas, proyectos, progresismo, lo que quiera; pero otra cosa son nuestros derechos fundamentales recogidos en la carta de Derechos Humanos, que son inquebrantables y el primero es el Derecho a Vivir, con mayúsculas. Y con dignidad. Vds. confunden y quieren confundirnos, están confirmando que gobiernan sobre preceptos no filosófico-político-sociales, han cambiado votos por principios, como todos los partidos. Igual que la Europa funcionarial que quiere crear fondos para quien desee abortar; algo hemos hecho mal (y no me refiero solo al aborto) y nos gobiernan obviando valores y convicciones. Han creado vacío, solo piensan en hacer lo que sea por seguir en su puesto. Así vamos al desapego y a caminos de difícil retorno.
Algo va tan mal como para que a un ladrón al que el fiscal pide 19 años de cárcel, después de 11 años de causa judicial, le condenen a un tercio de lo solicitado y a su esposa, que firmaba, libre. ¿Qué podemos esperar?
 

¿Valores o votos?