¿UN RESPIRO EN NAVANTIA?

|

Toda noticia que tenga que ver con la contratación de carga de trabajo para los astilleros públicos ferrolanos es positiva. Aun a costa de desconocer la fecha en la que darán comienzo las actividades relacionadas con el acuerdo suscrito entre Navantia y el armador gallego Fernández Tapias, lo constatable es que, hasta el momento, ni tan siquiera esto existía, a la espera de que, en noviembre, se conozca la adjudicación del contrato con Pemex para la construcción de un flotel. Tras dos años de absoluta sequía en materia comercial, esta es la primera nueva con el calificativo de constatable. Se produce además en un momento en el que los comités de empresa retoman la actividad reivindicativa. Los cinco meses de ocupación prevista no son suficientes, pero está por ver si el contrato no supone el principio del fin de una desconocida grave crisis en las factorías locales.

¿UN RESPIRO EN NAVANTIA?