EL FIN DE LA PIQUETA

|

El 23 de mayo de 2002, el alcalde de Ferrol Xaime Bello clavaba la piqueta en el suelo de la Plaza de España. Era el inicio del fin de una plaza emblemática. La excusa era construir un parking, y el objetivo real, retirar una molesta estatua ecuestre.
Objetivo legítimo, que el gobierno nacionalista no tuvo el valor suficiente de confesar públicamente. Y por eso, se clavó la piqueta  en la Plaza de España, y se acabó con todos los árboles, convirtiendo la plaza en un espacio inhóspito, frío y expuesto al viento.  Y lo que vino detrás, ya lo sabe todo el mundo. Errores en cascada de los distintos gobiernos municipales, del BNG, del PP, de IF, del PSOE y de IU, incapaces de finalizar bien una obra que comenzó mal.
Hoy el gobierno local devuelve los árboles a la Plaza de España, cumpliendo con un compromiso adquirido en las urnas, devolviendo  a la plaza la dignidad robada el día de la piqueta.

EL FIN DE LA PIQUETA