REHABILITACIÓN

|

Poco o casi nada puede ayudar el hecho de que el Instituto Galego de Vivenda e Solo haya reducido en casi un 69 por ciento la consignación presupuestaria a la Oficina de Rehabilitación de Ferrol. Los 25.000 euros ahora concedidos –frente a los 80.000 del pasado año– se contradicen con uno de los frentes de trabajo del gobierno local ferrolano, como es el de respaldar la recuperación arquitectónica de los cascos históricos de la ciudad. Si los vecinos disponían de un recurso privilegiado a través de dicho servicio para redactar sus proyectos, el interrogante que pende en el aire es el de cómo esta decisión ayudará a lo que se pretende.

REHABILITACIÓN