Una subida que pagaremos todos

|

quÉ razón tenían Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cuando aseguraron que la subida de impuestos afectaría sobre todo a aquellos que más tienen, recurriendo a aquello del reequilibrio y el reparto de cargas. La cuestión es que, si Ciudadanos no lo impide, en los Presupuestos Generales del Estado se incluye una brutal subida al diésel (hasta igualar su precio con la gasolina) que afecta a un total de trece millones y medio de vehículos, y, por cierto, no solamente a los más pudientes. Es de suponer que esto acarreará una cascada de alzas en las tarifas del transporte, tanto de mercancías como de viajeros que, al final, ¿cómo no?, también terminarán pagando los consumidores, independientemente de su renta. Qué fácil es ser un demagogo.

Una subida que pagaremos todos