El atropellador que sufrió un atropello

|

A cierto vecino de Lugo –qué más da el nombre– se le calienta la boca. No es que imite a Demóstenes, ni siquiera a aquel portavoz de un concello gallego al que alcumaban así por su mala dicción. A él se le calienta con el alcohol; al menos, se le calentó una vez y se sentó al volante de su coche. Circulaba por la N-VI y atropelló a una vaca que había invadido la carretera. Le han caído una multa de 1.080 euros y un año de retirada del carné. Ante el juez declaró solemne: “Fue la vaca la que me atropelló a mí”. Anda que si además al animal estaba peneque porque le habían fermentado en el estómago las herbas de su menú diario...

El atropellador que sufrió un atropello