Son de plata

|

Si hablamos de plata en waterpolo masculino, todas las hemerotecas y recuerdos nos llevan a aquella final de los juegos olímpicos de Barcelona, donde por primera vez el equipo español se metía en una final olímpica desde 1900 que en París se insertara dentro de los deportes olímpicos, el waterpolo.

En el 92 había una generación que muchos hemos definido como lo más de lo más, venían de ganarlo todo y creíamos en ellos. Capitaneados por Estiarte caían en la final después de un partido agónico con todo a favor, pero el destino fue injusto y tardaron mucho en reaccionar y darse cuenta de la importancia de esa plata.

Algo parecido les ha pasado a una nueva generación, la del 2000, que capitaneados por sanahuja, vienen de cerrar una temporada magnífica este verano en los juegos del mediterráneo y en el Europeo. A diferencia de los Estiarte y compañía ellos finalizaban una larga carrera como waterpolista, pero estos jugones, están empezando, les queda mucho por aprender y mejorar, y por ello, nos han vuelto a ilusionar.

Nos ilusionaron en Montenegro con un merecido Bronce después de tener unos partidos muy duros y siendo esto una preparación para el europeo, sabíamos que no nos iban a regalar nada, que cada partido iba ser una final. Y como tal entendieron el campeonato. Desde su concentración retirada de todo bullicio, como sus entrenos a diario antes de cada partido, estaban motivados, sabían que cualquier error las otras selecciones no lo perdonarían y aprovecharían la mínima para enviarlos a casa o para que no jugaran por los metales.

No tiraron de individualismo y jugaron como el equipazo que son, con ayudas entre todos, fue el bloque y la piña que hicieron lo que los llevó a meterse en la gran final después de zafarse de Hungría y Serbia que partían como favoritas para ganar el campeonato. Lo sabían y no se amilanaron, es por ello que después de ver el partido contra serbia, nos dimos cuenta los que nos desplazamos a Malta para seguir el campeonato, que estos niños darán mucho de que hablar.

Atrás quedan ya aquella generación a la que todos veneramos, pero corren tiempos nuevos y es la hora de Sanahuja, Echevarría, Serrano, Alegre, Montes, Baringo, Alcón, Asensio, Bertran, Gracia, Linares, Prieto, Ruíz.

Sois de plata no lo olvidéis, sois el futuro del waterpolo masculino, y desde aquí deciros que gracias por lo que nos habéis hecho pasar, gracias por volvernos a ilusionar. El camino está por

Son de plata