El cañón se va a hacer necesario en el Deportivo

|

TINO Fernández debería ir pensando en comprar un revólver con la culata más grande, porque, a este paso, en el que tiene ahora no le van a caber las muescas que hace por cada entrenador que despide. Lleva algo más de tres años y medio de presidente y ya se ha cargado a cinco. Si se perpetúa en el cargo, como hizo Lendoiro, no le valdrá una pistola, tendrá que comprarle un cañón al mastodóntico presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, el único gordo de su país. Y si el cañón dispara, mejor, porque a alguno de los que tuvieron que ver con la elección de los técnicos no estaba mal convertirlos en hombres bala y lanzarlos bien lejos. A ver qué pasa con Cristóbal, pero al menos tiene una ventaja sobre sus predecesores: está actualizado. Porque, salvo Víctor Sánchez del Amo, los demás estaban más pasados que las cintas de casete.

El cañón se va a hacer necesario en el Deportivo