Polémicas ferrolanas

|

puntaba un usuario en Facebook el pasado miércoles, que había contado 535 comentarios en un “post” sobre el diseño de la iluminación navideña de Ferrol, mientras que en otro sobre el aumento del paro en los dos últimos meses, sólo había un comentario y doce reacciones. 
Es el tipo de polémica que tanto gusta en esta ciudad, donde parece ser que el timbre de identidad es decir que ser ferrolano es lo máximo, y al mismo tiempo defender a capa y espada que la ciudad es una vergüenza, por no usar una palabra escatológica.
Nuestra comunidad parece instalada desde hace muchos años, en un dualismo disonante merecedor de una tesis doctoral, y con una notable querencia por San Dios es Cristo. 
Tendríamos que “resetearnos”, porque la ciudad merece centrar las energías y los debates en las ideas fuerza, como la apuntada por Diario de Ferrol sobre un posible parque eólico naval en nuestras costas.
 

Polémicas ferrolanas