NO NOS REPRESENTAN

|

El movimiento “no nos representan” es un ataque directo a la línea de flotación de la democracia parlamentaria y representativa.
Se trata de un movimiento antisistema que pretende sustituir el sistema parlamentario por uno asambleario. Es, además, antipartidista. Denuncia la falta de utilidad y eficacia de los partidos políticos como cauce de participación de los ciudadanos en la vida pública.
Considera a los partidos políticos máquinas electorales e instrumentos de poder oligárquico y endogámico, desconectados de las necesidades y preocupaciones de la sociedad.
Rechaza a los políticos de todo signo. Como quedó demostrado al no permitirles participar en sus debates, acampadas, concentraciones, reuniones y manifestaciones.
El acoso y protesta al Congreso y a las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas son ejemplo de la importancia que conceden a la “calle”, como auténtico foro de democracia real, directa  y popular.
La justicia y fundamento de muchas de sus reivindicaciones han servido de revulsivo a la clase política para salir de su modorra y lanzarse, frenéticamente, a una carrera de promesas regeneradoras de la vida política y en busca de un mayor acercamiento al ciudadano.
Ahora bien, esos movimientos ciudadanos, certeros en sus protestas, no lo son tanto en sus propuestas que, o no las tienen, o las que propugnan adolecen de voluntarismo, demagogia y dudosa viabilidad.
Que su crítica concita adhesiones lo evidencia la dificultad que resulta de discrepar de muchas de sus denuncias y diatribas; pero su talón de Aquiles reside en la endeblez de las posibles soluciones que apuntan.
Como corolario de lo expuesto, podemos mencionar las palabras del profesor de Economía y Concejal de IU en el Ayuntamiento de Trujillo, Kin Paredes, quien no duda en afirmar: “ aborrezco a los corruptos, a los impresentables, a los medradores, a los que entienden la política como el arte de servirse a sí mismo y no servir a los demás. Esos, os aseguro, que no me representan y da igual que estén en el sitio que sea, IU, PP, PSOE, UPyD o donde quieran. No me representan”. Por nuestra parte, sin pertenecer a ninguna sigla política podemos también decir que esos, a nosotros tampoco nos representan.

NO NOS REPRESENTAN