UN RACING CUESTIONADO

|

Se esperaba que el Racing lograse ayer su primera victoria en casa en una temporada que pocas alegrías está aportando por el momento a la afición y, seguramente, tampoco al equipo directivo. Menos, evidentemente, a los jugadores. La afición reclama un cambio de rumbo que no encuentra satisfacción sobre el terreno de juego y que demanda una mayor confianza y agresividad. No es este el mismo equipo de la temporada pasada.

UN RACING CUESTIONADO