PROTESTAS DE CAMPAÑA

|

No me cabe ninguna duda de que tras las protestas contra la tasa del saneamiento hay un gran ejercicio de cinismo político de los partidos de izquierdas de nuestra ciudad.  Cinismo porque se olvidan, los que hoy protestan, que hace unos cuantos años, eran ellos los que querían llevar la estación depuradora lo más lejos posible de la ciudad. No les valía en el interior de la ría, no les valía tampoco el Vispón, como proponía el PP. Quisieron ponerla en cabo Prioriño, y así fue finalmente. Se olvidan hoy, que ese empeño suyo es lo que ahora hace que la depuración sea tan costosa para el bolsillo de los ciudadanos. Y es que, uno de los principales costes del saneamiento  es el consumo eléctrico del bombeo de las aguas residuales, que ronda los dos millones de euros al año. Ese será lo que nos costará a los ferrolanos el alarde ecologista de BNG, Izquierda Unida y PSOE. Los mismos que hoy se agarran a la pancarta para salir en la foto y calentar la precampaña. Les molesta además reconocer que en concellos limítrofes como Mugardos o Ares, donde ellos mismos gobiernan, la tasa del saneamiento aprobada será incluso más cara que la que abonaremos los ferrolanos. Eso no lo dicen. Eso sí, los vecinos de esos municipios no lo sabrán hasta después de las elecciones municipales, en un ejercicio de cobardía política sin precedentes. A nadie gusta pagar nuevas tasas. Es evidente. Pero, a nadie se le escapa la importancia del saneamiento no solo desde el punto de vista medioambiental, sino también desde el punto de vista económico como fuente generadora de riqueza. Con la entrada en funcionamiento de la EDAR de Prioriño, y con la finalización de los interceptores,  se clausurarán 45 puntos de vertidos fecales a la ría, y se comenzará la regeneración de una ría de la que viven más de 700 familias. El saneamiento se culmina gracias a que el Ministerio de Medio Ambiente, la Xunta y los concellos de Ferrol y Narón supieron ponerse de acuerdo para acometer la construcción de los interceptores y los tanques de tormenta que permiten ya poner en valor una inversión ya ejecutada que supera los 120 millones de euros, entre la depuradora de Cabo Prioriño, los emisarios terrestres y submarinos, y los sistemas de bombeo ya construidos. A las administraciones responsables les corresponde hoy poner a funcionar la depuradora, que es lo que se ha hecho. A las formaciones políticas instaladas en la demagogia y el cinismo político, solo les queda sumarse a la pancarta para salir en la foto, que se acerca ya la precampaña.  Nadie espera otra cosa de ellos.

 

PROTESTAS DE CAMPAÑA