De fiestas

|

Terminadas las fiestas de verano, me gustaría comparar el “modus operandi” de los festejos de José Manuel Rey y Susana Martínez, con los que en el año 2007 celebró el gobierno de Yolanda Díaz y Beatriz Sestayo. Así, mientras que las últimas fiestas han sido contratadas a través de un procedimiento administrativo abierto primando los principios de igualdad y publicidad; las fiestas de Yolanda fueron contratadas “a dedo” por una comisión formada por ella misma, otro concejal de su propia formación y el administrativo del grupo de EU, entre otros. Me remito al papel, que no miente. Mientras que las fiestas del Partido Popular ascendieron a la cantidad de 210.000 euros, las de la coalición PSOE-IU costaron 341.156,14 euros. Mientras que los conciertos de las últimas fechas fueron multitudinarios (Padel Rock y los 80, Fangoria, Panorama, Melocos, etc.) y arrastraron a miles de personas a Ferrol; las fiestas de la pareja socialcomunista (Banda Bassotti, Macaco, Joao Afonso e  Luis Pastor, etc.) apenas llegaron a un 25% de seguimiento respecto a las últimas. Mientras que las fiestas organizadas por este gobierno carecían de ideología propia, de ahí su éxito; las fiestas de la sra. Díaz aprobadas en Junta de Gobierno por la sra. Sestayo, incluyeron la vergüenza de haberle pagado 13.920 euros del dinero de todos a los Bassotti, grupo antisistema que juega a ensalzar a ETA en sus letras; y que en los estrictamente musical, para colmo, es un ñordo más grande que la boina del Che. En definitiva, mientras que las últimas fiestas fueron apoyadas por la inmensa mayoría de la hostelería y comercio, con adhesiones expresas de la plataforma “Vive Ferrol”, las anteriores provocaron numerosas críticas tanto de los comerciantes como de los vecinos.
Con estos antecedentes no puedo entender que los actuales portavoces de la izquierda critiquen que un concierto no se pudiese realizar en su fecha por  exceso de viento o que se cancelase una gran noria por motivos de seguridad. Sinceramente no me parecen razones serias para desmerecer a las mejores fiestas que ha tenido Ferrol, junto a las del año pasado. No obstante me surge una duda ¿Cuántas norias han contratado las izquierdas en los últimos 35 años para que la echen tanto de menos? Otro misterio pancartil.

 

De fiestas