LA HORA DE TODOS

|

Todos somos Navantia”, decía una pancarta; “Navantia somos todos”, le matizaba una hermana suya, en paralelo.
Y, ¿cómo separarnos en destino…? ¿Cómo explicarnos los unos sin los otros…? ¿Cómo no prever el devastador efecto dominó que se nos vendría encima…?
La crisis y la ley de los mercados. Nos lo restriegan por activa y por pasiva: estos últimos son lo que preocupan al Gobierno; y a nosotros, votantes masoquistas incluidos, que nos vayan quitando…
Navantia, gran madre para una Ferrolterra herida por el rayo, agonizante de incompetencia y desamparo…
Malhaya sentarnos a llorar, o acusarnos los unos a los otros de haber permitido llegar aquí las cosas. Nuestro pan del trabajo, el porvenir de nuestros hijos, nuestra historia como ciudad y como pueblo se morirán del todo, sin remedio, mientras nosotros discutimos el diagnóstico de una enfermedad llamada olvido: quién es el enemigo verdadero.
Ha llegado la hora de situarse en vanguardia, liderando el proceso, a sindicatos y partidos políticos; la participación activa  de los movimientos sociales y la ciudadanía; el compromiso de las autoridades competentes con sus representados, todos uniendo esfuerzos y solidaridades en procura de un proyecto alternativo de futuro razonable, que no pasa, desde luego, por el saqueo sistemático de nuestras agotadas “piggybanks” en favor del Capital, ese gran cerdo que finge no sentirse nunca satisfecho y demanda mayor cuota de desastre a nuestra costa, a modo de “cuidado con el perro”.
Necesitamos confiar en nuestra fuerza, manteniendo la fe, la moral de victoria.
La Navantia de Julio Aneiros, de Amador y Daniel, de tantos otros hombres y mujeres que la hicieron posible con su lucha, habrá de ser salvada: seguir haciendo barcos, algo en lo que es maestra. Mas, primero, hemos de creerlo al alcance de la mano; no a través de un líder salvador, sino, una vez más, “todos xuntos, xuntos todos”, caminando, esforzados.
No cabe la renuncia: ¿qué sería de Ferrol, huérfano de Navantia…? La salvaremos  y nos salvaremos. Todos somos Navantia. Navantia somos todos…

LA HORA DE TODOS