Las compras sin el coche

|


LOS comerciantes andan soliviantados por la reforma de la plaza de Armas, con la cual se cortarán al tráfico cuatro céntricas calles. Piensan los vendedores que las excavadoras, primero, y al tránsito de personas, después, frenará la actividad de sus negocios, ya de por sí lesionados por la mayor competencia de la vecina A Coruña. Hay que reinventarse cada día para hacer atractivas las compras. Ferrol no es una ciudad tan grande que no se pueda caminar sin bolsas. El problema es que ir cargado hasta un coche alejado no atrae mucho ni anima a entrar a usar la visa pensando en el camino de vuelta hasta el estacionamiento. Mientras tanto, algunas calles peatonalizadas están desiertas día y noche. Un misterio.

Las compras sin el coche