Sopa de siglas

|

Diez partidos políticos compitieron en las elecciones locales de Ferrol de 2015, de los que seis tenían posibilidades reales de superar la barrera del 5% (finalmente lo hicieron cinco); en mayo lograrán representantes entre seis y ocho, jugando un papel testimonial tres o cuatro más. 

Esto no debería ser una sorpresa sabiendo que si en las elecciones generales de 2011, la distancia entre el partido más votado y el tercero fue de 38 puntos, ahora oscilaría entre 4 y 8, y el quinto partido estaría a sólo 15. 

Esta sopa de siglas y la espectacular contracción demoscópica, se explican por la pérdida de transversalidad de los partidos que tienen que fidelizar nichos electorales muy concretos, y porque cada vez más gente vota para descargar su furia, y no para hacer país. El debate político ha perdido mucha altura, dominado por el corto plazo, y por las noticias falsas en las redes sociales.

Sopa de siglas