Quedamos esperando

|

Lo primero es, sin duda, la escenificación por nuestros políticos del camarote de los hermanos Marx , donde Sánchez está dispuesto a incluir a todos –amigos y rivales– incluidos Vox y Bildu, amén de Torra, los presidentes autonómicos  y un desenladrillador pues “el que lo desenladrille buen desenladrillador será” Y es que Casado quiere que lo arreglen los restos de Ciudadanos y estos, que andan por ahí buscando el centro, se lo piden a los populares.  A todo esto Abascal tiene dudas y ERC se lo piensa. 

Después del trabalenguas leo  el libro de Rajoy –ya saben ese señor que no se enteró de lo que pasaba en Génova y, por añadidura, en el resto del país– y constato que no le gustan ni los referendos ni las elecciones. No es partidario de los beneficios de una democracia directa. De sus rivales políticos critica a quienes venían a regenerar el panorama político español. Y mire usted por donde, amable lector, se descubren en la comunidad madrileña hasta doscientos contratos con nuevas pruebas de la financiación ilegal del PP, que añadir a otras cincuenta adjudicaciones similares que están bajo sospecha dentro del “caso Púnica”. Como coincide con otra noticia similar: se encuentran papeles de los “EREs” en las dependencias de la Junta de Andalucía. En Génova hablan de empate y no. Pues aún no se sumó la venta de pisos propiedad municipal a un fondo buitre. Ellos, el PP,  por goleada, ganan en  golferías. Hay otro libro en el mercado que, como el don Mariano, merece atención: lo firma Manuela Carmena, jueza emérita, exalcaldesa de Madrid,  con larga trayectoria progresista en aquellos tiempos duros del franquismo, donde critica a la izquierda por haber perdido peso en los barrios populares, en la clase obrera, entre los ciudadanos más vulnerables….

Pero hay un mensaje de esperanza en las declaraciones de Ken Loach, director de cine que pone su mirada en la gente normal que “viven en un sistema que no puede continuar más tiempo”  pero que,  “unidos,  como pueblo,  siempre resistirá pues siempre habrá alguien que luche”

Y ahí tenemos la cumbre sobre el Cambio Climático atascada por los intereses en la regulación de los mercados de emisiones de CO, a lo que puede sumarse otro desastre apocalíptico: quien nace pobre, en un barrio pobre, vivirá dieciocho años menos que su vecino en una zona adinerada. Se refiere el informe a las desigualdades sociales en los países ricos.

Quedamos a la espera de un “desenladrillador".

Quedamos esperando